lauren-izquierdo-1

Lauren Izquierdo, periodista y flamante escritora que estrena cuarta novela

De ritmo ágil, historias cruzadas, realidades que convergen con ficción y el pulso latente de un ajetreado Madrid como protagonista y actor principal, así es el sello inconfundible de las historias de la periodista y escritora Lauren Izquierdo, que ha publicado esta semana su cuarta novela, «Tú, yo y las alas de un boomerang» .

Lauren Izquierdo (Almoradí, 1999) creció cautivada por las letras. Tanto es así que su primera novela se gestó cuando aún no había finalizado sus estudios de bachillerato, una pieza escrita desde la etapa final de la adolescencia de una persona altamente sensible y, al mismo tiempo, una madurez desbordante para alguien de su corta edad. Asentada en Madrid y consagrada periodista de moda y belleza, desde que lanzase «Silencio» hasta hoy no ha parado de escribir. Así es como «Espinas de terciopelo» y «La luz de detrás de sus ojos» presentan el periplo de una escritora de relatos con mucho ritmo y romances -también hacia las amistades y los lugares- que hoy desemboca en su cuarta obra «Tú, yo y las alas de un boomerang «(Ediciones Ruser).

En su cuarto libro, la escritora rinde un homenaje a los primeros amores, y lo hace con la historia entre Marina Bécquer y Jorge Ortiz, dos personajes que no solo trasladarán al lector al sabor dulce y titubeante de las primeras veces en el amor, sino que también servirá de herramienta para replantearse cuestiones tan vitales como las dudas, los reencuentros y la huella que el paso del tiempo deja en las personas a modo de cambio.

Marina Bécquer era la mejor project manager de todo Madrid,
Jorge Ortiz el mejor PR de la agencia parisina Madeleine
Dubois. Ambos tenían sus vidas glamurosas llenas de moda y de
drama, sus parejas, sus amigos excéntricos y su camino
aparentemente escrito. Sin embargo, nadie cayó en la cuenta de
algo importante: los boomerangs siempre vuelven al punto de
partida.
Su reencuentro fortuito (y completamente inesperado) hará que
Marina y Jorge se den cuenta a trompicones de que no se puede
mirar con los ojos del ayer a los recuerdos y a las personas del
hoy, que la gente madura, cambia y evoluciona; y que dos
conocidos en el pasado pueden convertirse en dos desconocidos
en el presente. Dependerá de ellos avanzar hacia el futuro, sanar
viejas heridas oxidadas y atreverse a ser auténticos, humanos y
tremendamente vulnerables en una historia tan real como la vida
misma.

lauren-izquierdo-2

¿De qué va “Tú, yo y las alas de un boomerang”?
Es difícil resumirlo en un par de líneas. Podría decir que es una novela romántica, pero es
que va más allá de un simple romance. “Tú, yo y las alas de un boomerang” cuenta la relación
de Jorge Ortiz y Marina Bécquer. Es un libro que habla sobre cómo volver a enamorarte de
un primer amor, sobre cómo hacer todo mal y aún así sobrevivir, y sobre cómo ser periodista
de moda hoy en día, teniendo en cuenta secuelas (pasadas y presentes) que incluyen
trastornos alimenticios, ansiedad crónica y una vida a lo Hannah Montana que te permite lo
mejor de los dos mundos.
También es una historia sobre cómo unos amigos viven, sobreviven y se enamoran los unos
de los otros.


¿Y por qué se llama “Tú, yo y las alas de un boomerang”?
¿No te ha pasado alguna vez que has perdido el contacto con una persona que era importante
para ti y el tiempo os ha vuelto a reencontrar? Hay veces que dos personas se separan.
Porque no son compatibles, porque no es el momento o simplemente por causas varias de la
vida. Esto último (destino incluido) es lo que los devuelve al mismo punto de partida, y esto
que te acabo de contar también es el funcionamiento de un boomerang: dos alas remando en
direcciones separadas, impulsadas por la fuerza del lanzamiento y el propio aire. Me parecía
bonito.


Cualquiera que te siga en redes sociales o que te conozca sabe que en este
cuarto libro hay personajes con nombres de tu entorno real, como una
tal Lauren Izquierdo…

Sí, es que ahora me creo la Velázquez de la literatura, jajajaja. Sí, los hay. Son mis amigos, y
te confieso otra cosa, la historia está inspirada en mi contexto actual. Aunque está ficcionada,
obviamente.


¿Por qué?
Simplemente, me apetecía. Y como tenía la oportunidad de hacerlo, me dije “¿por qué no?”.

Antes has dicho que en “Tú, yo y las alas de un boomerang” hablas de
patologías como trastornos alimenticios o ansiedad crónica. No es lo
común en un libro romántico.

Me gusta hablar de las cosas que suelen “incomodar”, sobre la realidad de la vida y sobre lo que no se suele hablar. Vivimos en un contexto social cada vez más exigente en cuanto a las
tallas, el ritmo de vida, la constante obsesión por vivir experiencias y porque sean
emocionantes… Si esto forma parte de nuestra vida actual, también lo hacen las
consecuencias que pueden acarrear en nuestro historial, tales como la ansiedad crónica, el
trabajocentrismo, TCAs como la anorexia o la bulimia… Es un libro muy divertido, muy irónico y muy fácil de leer, pero también me gusta incluir en mis historias un hilo argumental
que sea real y con el que la gente se pueda sentir identificada (de verdad).


¿Qué es lo que quieres que la gente extraiga de esta historia?
Nada en particular. Quiero que la gente se divierta y pase un buen rato, que se enamore y que
relacione personajes del libro con personajes de su vida, tal y como yo he hecho.


¿Dónde dibujas la frontera entre realidad y ficción en este relato?
Supongo que ha sido lo más complicado. Hoy en día, toda mi vida está delimitada por bordes
difusos y líneas difuminadas. Suelo decirle a mis amigos que las cosas de la vida siempre son
blancas o negras, pero que somos nosotros los que ponemos la escala de grises. Bien, pues
soy la definición de escala de grises. Y estoy cómoda con ello. Y me desenvuelvo bien dentro
de esta paleta.


¿Hasta qué punto el amor es un personaje más de cada una de tus historias?
No es un personaje, es el motor. Sin amor no somos nada, y no lo digo en plan cursi. Mi
intención no es darte una frase para una taza, pero el ser humano necesita querer y sentirse
querido. “Tú, yo y las alas de un boomerang” me ha ayudado a ser consciente de que tengo
una historia de amor escrita con cada uno de mis amigos. Tengo otra con cada persona de mi
familia biológica, con cada novio que he tenido, con cada ligue, conmigo misma… Me gusta
escribir sobre el amor desde todos sus vértices, primas y puntos de vista. Creo que eso es lo
que hace a mis libros especiales.


¿Qué es lo que has aprendido de ti misma tanto en el proceso de escribir
este libro como en el proceso de escribir los anteriores?

Más que aprender, me ha sorprendido la capacidad de compresión y dualidad que tengo a la
hora de crear la línea emocional de mis historias. Todos los personajes de todos los libros son
muy diferentes, y muy complejos; pero siempre consigo justificar sus comportamientos y
decisiones, y que eso tenga sentido esté de acuerdo o no, sea afín a mis valores o no.
Además, mis cuatro libros, a pesar de ser independientes, están interconectados. He creado
un imaginario que es una ciudad, un mundo paralelo. Y hacer eso me ha hecho aprender que
la base de cualquier relación, sea del tipo que sea, es la comunicación y el interés por saber
cómo es una persona de verdad y cuál es su historia. Eso y que montar(me) películas se me
da genial.


Hablando de películas, ¿te gustaría que tus libros llegaran al cine o a las
series?

Sí, me encantaría. Me da un poco de respeto, lo reconozco. Al final, soy muy descriptiva con
mis libros porque tengo una imaginación muy gráfica, lo que hace que tenga muy claro cómo
se desarrollan los escenarios. Que un director o directora interprete o haga una serie o una
película sobre alguno de mis libros significa que muy probablemente discrepemos en la
visión que tenemos sobre un momento, escena o personaje. Pero vamos, me ALUCINARÍA
que alguno de mis libros (o todos) fueran visuales.

¿Cuánto de importante son para usted los galardones o reconocimientos?
Según lo que entiendas por éxito. El otro día estaba en instagram y me crucé con una frase de
Curro Suárez que decía que “el éxito es sentir hogar en ciertas personas, llorar de la risa,
olvidarte de grabar con el móvil o darse cuenta de lo feliz que es uno en una mesa rodeada
por la gente adecuada”. Afortunadamente, en mi vida, puedo decir que esto es así. Por lo que,
todo galardón es bienvenido, pero sentirme feliz con lo que hago, sentirme apoyada,
sentirme querida, y sentirme el orgullo de la gente que tengo a mi alrededor es el mayor éxito
del mundo.

Nos interesa la cultura, la buena gastronomía, la vida de #Madrid y planear buenos momentos.

La clave es compartir.

 

Escríbenos a:

redaccion@looc.es

 

Redacción:

Calle Toledo 54, 1º Ext Dcha

28005-Madrid

Más artículos
Tonos tendencia para este otoño: Ginger, Ruby, Ashy, Sunlit, Peach Blond…