Arrugas en el cuello: causas, prevención y tratamiento

A menudo se dice que el aspecto del cuello es un claro indicador de la edad real de una persona. La falta de protección solar, la mala postura y el descuido general de la zona que abarca el cuello, la mandíbula y el escote, pueden generar daños duraderos que son difíciles de revertir sin los tratamientos adecuados.Patricia Rúa, responsable de imagen en Nezeni Cosmetics, nos cuenta cómo prevenirlas y cuáles son los mejores tratamientos para “eliminarlas”. www.nezeni.com

La piel del cuello, como la del rostro y otras partes del cuerpo, está sujeta a los efectos del envejecimiento. Con el paso de los años, se forman líneas, arrugas y descolgamiento. Estos pequeños pliegues de la piel pueden aparecer alrededor de los omóplatos o en la parte superior del cuello, cerca de la cara. Y aunque en parte son inevitables, una buena rutina de cuidado de la piel y algunos cambios de hábitos y estilo de vida, pueden contribuir a ralentizar el daño y tener un impacto duradero en la calidad de nuestra dermis: Ahora en verano debemos tener mucho cuidado con pasar mucho tiempo tomando el sol, uno de los hábitos más dañinos que solemos cometer al igual que fumar, aunque este todo el año – explica Patricia Rúa, responsable de imagen de Nezeni Cosmetics.

Cosmética de Nezeni para tratar las arrugas en el cuello

La forma más eficaz de deshacerse de las arrugas del cuello y otros signos de envejecimiento es evitar que se desarrollen, poniendo en práctica unos simples ajustes y técnicas para limitar el daño de la dermis y evitar la flacidez y la formación de pliegues:

1/ Evita la exposición al sol: esta es la principal causa, ya que entre otras cosas, descompone el colágeno. Si vives en una zona con mucha luz solar natural, intenta reducir el tiempo que pasas al aire libre durante las horas de más radiación (de 10 a 16h). Procura salir con un sombrero o gorra y caminar por la sombra, también es importante evitar las fuentes no naturales de radiación UV, como las camas de bronceado, que en su mayoría emiten rayos UV aún más intensos que la luz solar diurna: “Además de provocar arrugas, la exposición al sol puede contribuir al desarrollo de otros signos de envejecimiento como las manchas, las arañas vasculares, la flacidez y los cambios en el cutis”. Una solución preventiva son los protectores solares también en el cuello, como el gel solar facial SPF 50+ de Nezeni Cosmetics, que protege de los rayos UVB+UVA, y es resistente al agua y al sudor.

2/ Ten cuidado con la postura del ”cuello tecnológico”: ¿Cuánto tiempo pasas con la cabeza orientada hacia abajo frente al ordenador o el teléfono y con los músculos anteriores del cuello contraídos?. A medida que el contenido de colágeno de nuestra dermis disminuye de forma natural a finales de la veintena, las líneas que hacemos en esta posición se van fijando y profundizando poco a poco. Esta posición, llamada cuello tecnológico, no puede eliminarse por completo, pero puedes hacer un esfuerzo para mejorar tu postura mientras estás con el teléfono o disminuir el tiempo de pantallas.

3/ Recurre a productos cosméticos: los que mejor te pueden ayudar a minimizar las arrugas son precisamente las cremas y serums antiarrugas. Esta combinación está diseñada para mantener una hidratación óptima que mejora el aspecto de la piel y hace que las líneas finas y las arrugas sean más difíciles de ver, y también aporta activos tensores y de relleno que reafirman y restauran la plenitud: “Para obtener los mejores resultados hay que buscar productos con activos probados que favorezcan la producción de colágeno, el ácido hialurónico o la vitamina C, y no ingredientes que lo único que hacen es enmascarar el problema, como los polímeros o las siliconas”.

Nos interesa la cultura, la buena gastronomía, la vida de #Madrid y planear buenos momentos.

La clave es compartir.

 

Escríbenos a:

redaccion@looc.es

 

Redacción:

Calle Toledo 54, 1º Ext Dcha

28005-Madrid

Más artículos
The Hunger Games