¿Piel radiante sin filtros? Descubre el mundo de los iluminadores

Desde hace ya un tiempo, se celebra la naturalidad y la belleza sin artificios: cuanto menos recargado, mejor. En esta búsqueda del maquillaje ligero y potenciador de nuestros rasgos, el iluminador juega un papel fundamental.

La mejor forma de lucir un rostro lleno de luz y de brillo sin igual es, sin duda alguna, una buena rutina de cuidados faciales y unos hábitos saludables. Sin embargo, existe una manera de potenciar ese glow tan deseado: utilizando un buen iluminador o highlighter.

Es el truco beauty mejor guardado por los maquilladores de las estrellas, y es que el resultado merece verdaderamente la pena.  Usarlo es tan sencillo y tiene unos resultados tan eficaces que parece mentira que se pueda conseguir tanto con tan poco. Y ya prefieras aquellos con textura líquida, en stick, polvo o gel, es un cosmético ideal para conseguir ese aspecto tan jugoso y saludable que persiguen todas las tendencias en belleza de la actualidad.

¿Iluminador o corrector?

Hay quien piensa que un iluminador y un corrector pueden servir el mismo objetivo, y esto es un gran error. Ambos cosméticos deben ser imprescindibles en tu arsenal beauty, pero cada uno tiene una función distinta. Mientras que el corrector corrige imperfecciones y unifica el tono, el iluminador permite resaltar ciertas zonas y realzar nuestros rasgos.

Así pues, se recomienda no utilizar el iluminador en zonas que hayas querido disimular con el corrector (como la odiosa ojera), pues estarías llamando la atención sobre éstas. Aplícalo en lacrimales, en la punta de la nariz, en los pómulos superiores y en el arco del labio superior. De esta forma, en estos puntos incide antes la luz, y resaltarás tu mirada y realzarás otras partes de tu rostro que te darán un toque muy jugoso y saludable. También puedes optar por utilizarlo en partes del cuerpo estratégicas, como clavículas, escote u hombros, y atraparás miradas.

Las claves para un correcto uso de los iluminadores

A pesar de que no hay una fórmula única para utilizar este tipo de cosméticos sí que existen algunos trucos que te ayudarán a integrarlo para un acabado bonito y nada superficial.

  • Las herramientas. Excepto el formato en barra o stick, la mejor manera de aplicar el iluminador es mediante una brocha adecuada. Las que mejor se adecúan a este cosmético son las cuentan con forma de abanico.
  • La tonalidad. Para resaltar tus facciones de forma natural, los iluminadores siempre han de ser  de un tono o dos más claro que tu base. A partir de ahí, podrás escoger el color que más te guste. El dorado es el clásico highlighter, el rosa da un plus extra de jugosidad y el marrón aporta un bronceado casi imperceptible. 
  • Persigue la naturalidad. Si quieres todas las ventajas del iluminador, pero no quieres que se note, puedes mezclarlo con tu base de maquillaje. Así, tu tez se verá hidratada, con un brillo envidiable y con una apariencia de lo más sana.

Los mejores iluminadores están en Primor

Como mencionamos antes, existen diferentes formatos y texturas con los que experimentar. El clásico y el que más puede llegar a pigmentar es el formato en polvo; la textura cremosa aportará, sobre todo, mucha naturalidad y, además, resulta muy sencillo de aplicar si viene en formato stick; el producto en líquido es ideal para las pieles secas, ya que aporta mucha luz y se extiende y difumina muy bien. Para ayudarnos a decidir cuál es el mejor para nuestro caso, los expertos de Primor nos dejan una selección de sus mejores iluminadores.


La forma más fácil de conseguir un aspecto hidratado con un brillo digno de foto, es utilizando el Iluminador Líquido Pink Light de W7. Su textura líquida permite una aplicación sencilla (incluso con un ligero toque con los dedos) y su ligero tono rosado aporta jugosidad inmediata.

El Strobe FX Cream de Technic es uno de esos productos beauty con efecto dos por uno que te facilitan mucho el día a día. En este caso, conseguirás iluminar tu piel al mismo tiempo que la bronceas, consiguiendo ese acabado “bañada por el sol” tan deseado. Además, con el formato en crema podrás, si así lo quieres, mezclarlo con la base e iluminar todo tu rostro de una manera muy natural.

El iluminador con el que siempre aciertas y con el que no corres ningún riesgo es el Kadiz The Klow de Krash Kosmetics. Su fórmula es muy fina, y podrás otorgar brillo a tu rostro según tus gustos, desde un toque ligero efecto espejo, a uno cegador. Por supuesto, es cruelty free y está libre de parabenos y fragancias. 

Endless Glow Highlighter de bareMinerals juega a otro nivel. Con una aplicación, notarás tus poros e imperfecciones más difuminados, un aspecto aterciopelado de cine y una luz sin la que ya no querrás vivir. Asimismo, su larga duración te ayudará a olvidarte de cualquier retoque. ¡Estarás perfecta siempre!

Como ves,  una luminosidad de vértigo y una naturalidad jugosa y atractiva no requiere más que un producto de calidad. Apuesta por el tuyo, e ilumina el camino. ¿Te atreves?

Nos interesa la cultura, la buena gastronomía, la vida de #Madrid y planear buenos momentos.

La clave es compartir.

 

Escríbenos a:

redaccion@looc.es

 

Redacción:

Calle Toledo 54, 1º Ext Dcha

28005-Madrid

Más artículos
Todas las dudas y mitos que envuelven a la protección solar