El corte de pelo de 2022 para media melena se llama Sharp Bob

Los expertos nos dan todas las claves sobre uno de los cortes de pelo más icónicos y de tendencia de todos los tiempos

Dua Lipa, Selena Gómez, Chrissy Teigen, Vanessa Huggens, Tamara Falcó, María Fernández-Rubíes, Alexandra Pereira o la mismísima Reina Letizia. Estas son sólo algunas de la larga lista de celebrities que han sucumbido a uno de los cortes de pelos más icónicos de todos los tiempos: el Sharp Bob.

El Bob se ha convertido, por méritos propios, en uno de los cortes de pelos más aclamados de todos los tiempos. Su origen se sitúa en el París de principios del siglo XX, partiendo de la base de las melenitas francesas de la época. Durante sus más de dos siglos de vida, el corte Bob ha ido evolucionando y reinventándose y una de sus versiones más aclamadas es el denominado Sharp Bob.  

El resultado es una melena cuidada, siempre bajo control y con las puntas redondeadas que da lugar a looks sofisticados y elegantes a la par que juveniles y llenos de vida. Además, es perfecto para todas las edades y se adapta a cualquier forma de rostro. En ese sentido, habrá que modificar el largo en función de las necesidades de cada cara: para los rostros redondos el largo deberá sobrepasar la línea de la mandíbula mientras que los rostros alargados, ovalados o triangulares pueden llevarlo más corto.

Para saberlo todo sobre uno de los cortes más atemporales (y de tendencia) de todos los tiempos, recurrimos a los que más saben del tema. 

¿Cómo es el corte Sharp Bob?

Carlos Fernández, estilista de Franck Provost, nos da las claves para identificar este corte de pelo a simple vista: “se trata de un corte recto sin capas, con un largo ideal justo a la altura de la mandíbula y con un acabado redondeado”.

Desde Llongueras, Alberto Sanguino, nos recuerda que “la característica principal de este peinado es que es muy pulido y brillante y las puntas siempre deben estar metidas suavemente hacia dentro”.  Además, señala que “puedes elegir la longitud del cabello que quieras, es decir, desde la mandíbula hasta el hombro”.

Por tanto estamos ante un corte recto, pulido, sin capas, con las puntas redondeadas y con un largo que oscila desde la altura de la mandíbula hasta los hombros. 

Desde Franck Provost, nos recuerdan que otros Bobs no son rectos y en algunos casos son lanzados, es decir, más cortos de atrás que por delante. Además, como señala Carlos Fernández, algunos llevan capas y no son rectos. En cualquier caso, y como nos recuerdan desde la firma de peluquería profesional, dependiendo de la forma y características del rostro favorecen un tipo u otro de Bob pero, en general, este corte de pelo queda bien a cualquiera.

¿Cómo se peina el Sharp Bob?

“El tipo de pelo ideal es liso y pulido, pero los resultados del Sharp Bob en cabellos rizados son espectaculares”, señala Carlos Fernández, estilista de Franck Provost. 

Alberto Sanguino de Llongueras señala: “el Sharp Bob es un corte de pelo para cabellos lisos, pero en el caso en el que se tenga el pelo rizado se puede adaptar a través de la plancha. Un truco para que quede perfecto es que cuando estés llegando al final del mechón gires la muñeca ligeramente a la izquierda para que las puntas queden metidas hacia dentro y no queden rizadas. También lo puedes hacer con un cepillo mediano y un secador acercando la herramienta de calor al mechón recogido con el cepillo para conseguir el mismo resultado de la punta hacia dentro”.

Carlos Fernández nos recuerda que la forma de peinarlo en casa es sencilla. Simplemente, hay que secar el cabello y usar cepillo redondo para meter ligeramente las puntas hacia adentro, pulir con plancha insistiendo en las puntas dirigiéndolas hacia dentro y peinar la raya, que podemos elegir en medio o ladeada.

Para peinar nuestro Sharp Bob, desde Llongueras nos recomiendan emplear algún sérum para luchar contra el encrespamiento o un spray fijador, que no sea laca, para las puntas. El resultado será de diez.

A la hora de escoger el peinado y largo de este corte de pelo, desde la firma afirman la importancia de atender a la fisionomía del rostro.  “La raya en medio con un largo a la altura de los hombros es un peinado más adecuado para óvalos redondos. Por otra parte, las rayas a un lado y con un corte a la altura de la mandíbula y con las puntas metidas suavemente hacia dentro es más favorecedor para rostros más alargados, ya que enmarca más el rostro y lo hace más redondo”. 

El mantenimiento del peinado

Carlos Fernández, estilista de Franck Provost, señala la importancia de mantener el grado de hidratación necesario. Puesto que para peinarlo usamos secador y plancha, recomienda el uso de protectores térmicos y un sérum de puntas para un sellamiento perfecto y evitar el encrespamiento.

Por su parte, desde Llongueras no dudan en señalar que “el corte Sharp Bob necesita muchos cuidados si tu cabello es encrespado, rizado o mate, porque tienes que conseguir el efecto pulido”. En tal caso, los expertos de la firma recomiendan peinarlo al salir de la ducha para obtener el alisamiento que se necesita y mantener el cabello nutrido.

Para mantener este corte de pelo, aparte del uso de los productos cotidianos como protectores de calor o serums, también es necesario cortar la melena y retocar el estilo de tu corte. En este sentido, desde Franck Provost nos recomiendan cortar cada 2 o 3 meses el cabello para recuperar su forma.

Por su parte, Alberto Sanguino de Llongueras, nos recuerda que dependiendo del corto que escojas tendrás un mantenimiento u otro. El mantenimiento es mucho más fácil con cortes al nivel de la mandíbula, ya que pueden pasar tres o cuatro meses hasta que llegue a los hombros y tengas que cortarlo de nuevo. Como nos recuerdan desde la firma de peluquería, lo ideal es retocar el corte cuando empieza a tocar los hombros para evitar las puntas rebeldes.

Nos interesa la cultura, la buena gastronomía, la vida de #Madrid y planear buenos momentos.

La clave es compartir.

 

Escríbenos a:

redaccion@looc.es

 

Redacción:

Calle Toledo 54, 1º Ext Dcha

28005-Madrid

Más artículos
Esther Ferrer, en el Museo Reina Sofia