Por qué triunfa la picaña entre los cortes de carne

En España lo llamamos tapilla pero en Brasil y Portugal, donde está muy popularizado, se le llama picaña. Se trata de un corte que corresponde a la parte inferior de la espalda del animal y que se prepara de mil formas, siendo a la brasa la más común. Cada vez más demandado en supermercados y restaurantes, ejerce de serio rival a los clásicos entrecots y chuletones.

        

En casa

Su sabor es intenso y la carne muy jugosa y tierna al paladar. Reconocible por su color terracota, la capa de grasa que recubre la picaña es además un gran potenciador de su sabor cuando la cocinamos. En algunas de las más grandes superficies comerciales puedes encontrar la picaña de cordero de Moralejo Selección, perfecta si no tienes mucho tiempo para cocinar, pues se prepara en media hora y en su propio envase, sin hueso y aderezada con aceite de oliva virgen extra, jugo de limón, sal y tomillo, todos ellos ingredientes naturales. Gracias a este envasado especial y su sistema de cocción, se cocina jugosa, sabrosa y muy crunchy. Y lo mejor, ahorras tiempo y no manchas la cocina. También puedes comprarla en su tienda online, dentro de su web: www.moralejoseleccion.com

En restaurante

Pero si quieres probar la picaña tal y como la preparan en Brasil, te recomendamos que te dejes caer por Rubaiyat, uno de los mejores restaurantes en Madrid especializados en la gastronomía de aquel país, donde la cortan entre 900gr y 1,1Kg como mucho, ya que si no, se trataría de la parte dura o alcatra, como allí se la conoce. De cada animal salen dos picañas, las de Rubaiyat con padrón de grasa blanco de 1-1,5cm de espesura aproximadamente. La especialidad: la tirita de picanha y picanha summus (tapilla de cadera). www.gruporubaiyat.com