¿Eres de vena inquieta?

Es el momento de ser diferente o simplemente, admitir que ya lo eres. No encuentras una serie que te llene ni te quedas tranquilo en el sofá, tu mente pide más. Te proponemos mantener tu vena inquieta, bien alimentada, un poquito de cultura de la buena, una manualidad tecnológica y un experimento con bacterias. ¿A que solo leerlo te apetece?

1. Un paseo virtual por El Prado.

Uno de los museos más importantes del mundo y el mayor de Madrid. El que debería elegir un visitante si apenas tiene tiempo y debe seleccionar uno de ellos en la capital. Concebido en el siglo XVIII como un Gabinete de Historia Natural en estilo neoclásico, elegante y equilibrado, se inaugura a principios del siglo XIX con las mejores piezas de las colecciones Reales Españolas. Tras su ampliación reciente por parte del arquitecto Rafael Moneo, su colección actual comprende unas 9000 obras, de las cuales resaltan las de los artistas clave en nuestra Historia: El Bosco, El Greco, Velázquez y Goya. Además, la colección contiene una de las mayores colecciones de pintura europea, que incluye Tiziano, Rubens, Van Dyck o Patinir, entre otros.
Ahora tienes la oportunidad de disfrutarlo en una espectacular visita virtual.
Descarga tu plano y contempla con mimo, las alegóricas obras de El Bosco, del siglo XV, con el tríptico de El Jardín de las Delicias como obra maestra o las pinturas negras de Goya. El artista más importante y mejor representado en la pinacoteca:

Link visita

2. Manualidad tecnológica.

La agencia LABdays nos propone una manualidad tecnológica, dejarse llevar por la inspiración del momento, ejercitar nuestra creatividad. La idea es sencilla. Plantean contar una historia utilizando fotos hechas por nosotros mismos e inspirándonos para escribir, en lo que nos sugieren los colores.
Se necesita un teléfono móvil, objetos pequeños que tengamos en casa, hojas de colores y una superficie, una mesa, encimara o suelo que nos haga de estudio para fotografiar.
Es un ejercicio par hacer también en familia, te proporciona ideas, entretenimiento y un mejor estado de ánimo.
Ellos han contando que es LABdays en 9 imágenes singulares y muy coloridas.
Su storytelling se titula “Vendemos ilusiones”. ¿Vena inquieta?

3. Sacále partido a las bacterias y “ferméntate” bien.

Mucho se está hablando en los últimos años de la importancia de los probióticos para nuestra salud intestinal y también, para fortalecer el sistema inmunológico, más ahora que estamos encerrados en casa con la espada de Damocles que supone el coronavirus, encima nuestro. Los alimentos probióticos son aquellos que contienen bacterias vivas que se han conseguido mediante fermentación y que ayudan a restablecer la flora o microbiota, especialmente si está dañada, tal es el caso de la soja (miso, natto o tempeh), la leche (kéfir), el té (kombucha) o la col (chucrut), todos ellos muy utilizados en las gastronomías china, japonesa y centroeuropea. Hay que señalar que para que estos probióticos funcionen y puedan actuar, debemos ingerir también prebióticos como encurtidos, ajos, plátanos, etc… que sirvan de alimento a sus bacterias.

Podemos aprovechar estos días en casa para hacer un buen surtido de conservas y proveer la despensa de alimentos de un gran aporte nutricional que además duran meses sin estropearse. Lo mejor de todo es que fermentar es muy fácil, lleva poco tiempo y es muy barato, apenas agua y sal. Para más info, os recomendamos el blog YO SOY PACHAMISTA y el canal de YouTube YO SOY FERMENTISTA de Katita Williamson, con consejos sobre las propiedades y la mejor manera de fermentar alimentos e iniciarse en este apasionante mundo.